03 Sep

Rupturas de pareja. ¿Por qué aumentan tras el verano?

El final del verano llegó y tu partirás…” eso decía la letra de la canción de tinte melancólico interpretada por el Dúo Dinámico. Y aunque este tema relata el fin de un efímero amor de verano, lo que sí parece estar demostrado es que tras el periodo estival el número de rupturas de pareja, divorcios y nulidades matrimoniales aumenta significativamente.

Pero, ¿por qué crece el número de separaciones en el tercer trimestre del año?, ¿no deberían servir los días de vacaciones para ayudarnos a desconectar y a enfocar los problemas de otra manera?

En primer lugar partamos de la idea de que la decisión de separarse, ya sea de mutuo acuerdo o promovida por una de las partes, no es algo que surja de manera abrupta, sino que es más bien producto de la reflexión durante meses o incluso años.
Los puntos de fricción entre los miembros de la pareja, las obligaciones, la escasez de tiempo, los problemas de comunicación, la mala estructuración del tiempo de ocio o la falta de habilidad en la resolución de problemas, pueden conducir a un debilitamiento y desgaste progresivo en la pareja.

A veces, la propia planificación de las vacaciones puede suponer una fuente de estrés si la pareja ya tiene problemas. Qué destino elegir, dónde alojarse, qué inversión económica se va a realizar o la elección de fechas, pueden ser causa de conflicto si no se ponen en marcha estrategias de negociación adecuadas.

Durante las vacaciones nuestros horarios y actividades cambian radicalmente. El tiempo que invertimos en pareja es mucho mayor y esto a veces, lejos de ayudar, evidencia e intensifica los problemas que hasta entonces han estado camuflados tras la rutina diaria. El darnos cuenta de esto puede ser la causa de una intensa frustración y decepción con respecto a la relación  e incluso puede llevarnos a tirar la toalla.

Si la decisión acerca de la ruptura ya está tomada desde hace tiempo, el final del verano puede verse como final de una etapa. Se convierte en un marcador temporal a partir del cual realizar cambios en nuestra vida. Algo semejante a lo que sucede con el comienzo de un nuevo año.

Por otro lado, durante el verano tendemos a pasar más tiempo fuera de casa, a salir más con los amigos, realizar más actividades al aire libre y a relacionarnos con más gente. Esto puede facilitar que encontremos otras alternativas a nuestra relación de pareja, sobre todo si ésta se encuentra ya debilitada o desgastada.

Pero no todo van a ser factores negativos a tener en cuenta: si bien es cierto que las vacaciones de verano pueden agravar áreas problemáticas en la relación que pueden desembocar en ruptura, también pueden convertirse en estupendos periodos de reflexión, oportunidades para el establecimiento de nuevos proyectos compartidos y mejoras en la comunicación y la intimidad dentro de la pareja.

11 Mar

El poder de la Autocompasión

Es muy probable que si pensamos en la importancia de ser comprensivos, bondadosos y tolerantes, lo hagamos pensando en nuestra manera de ser o comportarnos con respecto a los demás. Desde niños nos enseñaron la importancia de estos valores a la hora de relacionarnos en sociedad, con los amiguitos, con la familia y con el resto del mundo. Pero, ¿qué hay de nosotros mismos?: ¿tenemos presente estos aspectos a la hora de afrontar nuestros fracasos, nuestras imperfecciones y limitaciones personales?, o, por el contrario, ¿respondemos ejerciendo un ataque y critica despiadada contra nuestra propia persona cuando cometemos errores o los resultados de nuestros actos no son los esperados?

Vamos a indagar un poco más acerca de qué es eso que llamamos Autocompasión y de cuáles son las ventajas de asumir un comportamiento compasivo con respecto a nuestra propia persona.

¿Cuáles son los pilares de la Autocompasión?

1. Ser comprensivos con nosotros mismos.

Consiste en enfrentarnos a nuestros errores e imperfecciones de forma amable y benevolente, asumiendo que la perfección no existe y reconociendo y aceptando nuestras virtudes así como nuestros puntos débiles. Hay que tener presente que los éxitos y los fracasos son parte de la vida y comunes a todas las personas.

2. Entender las circunstancias y el contexto que nos llevaron a actuar como lo hicimos, a ser como somos.

Todos nosotros contamos con una historia personal y familiar, una colección de éxitos pero también de frustraciones y pérdidas, además de la carga genética con la que vinimos al mundo. No debemos olvidar, a la hora de analizar nuestros comportamientos o el resultado de nuestras acciones, que todas estas circunstancias están influyendo para hacernos la persona que hoy en día somos.

3. Ser conscientes de nuestro propio sufrimiento ante las dificultades de la vida.

Mirarnos a nosotros mismos con bondad, esperanza y compasión en lugar de ser excesivamente críticos, crueles o juzgarnos a nosotros mismos de incompetentes. Ser conscientes de nuestro propio dolor  (en lugar de obsesionarnos ciegamente por solucionar el problema que nos causa malestar), constituye el primer paso para despertar comportamientos compasivos hacia nosotros mismos.

¿Qué beneficios conlleva ser Autocompasivo?

  • Las personas autocompasivas están más motivadas para conseguir sus metas y objetivos. Se esfuerzan por evolucionar y aprender de los errores del pasado. No se sienten tremendamente frustrados ni angustiados en caso de que las cosas no salgan como se espera porque no van a ejercer una crítica despiadada contra sí mismos. El menor miedo a fracasar les lleva a emprender nuevos proyectos de manera entusiasta y a recomponerse más rápidamente de un fracaso.
  • La Autocompasión genera un mayor equilibrio y bienestar emocional. Tanto es así que investigaciones recientes han relacionado una mayor autocompasión con menores índices de ansiedad, estrés y depresión. Es como si nos ayudara a enfrentarnos a los retos de la vida de una manera más segura, alejándonos de la amenaza de la vergüenza y la autocrítica y promoviendo actitudes de confianza, comprensión y aceptación incondicional con respecto a nosotros mismos.
  • Además de los beneficios personales, la Autocompasión también mejora las relaciones con los demás, incluyendo las relaciones de pareja. La capacidad de aceptar con naturalidad la imperfección de uno mismo y de entender el amplio conjunto de condiciones y circunstancias que nos hacen ser como somos, también ayuda a entender el comportamiento de los demás de una forma menos limitada y, por tanto, aumenta nuestra capacidad para el perdón.
  • Las habilidades de Autocompasión están relacionada con una mayor flexibilidad psicológica, de manera que seamos más conscientes del momento presente, evaluando nuestros comportamientos en función de si nos acercan o no a nuestras metas y valores personales. La flexibilidad psicológica, al igual que la Autocompasión, fomenta el bienestar emocional y aumenta nuestra calidad de vida.

Son muchos los beneficios. Merece la pena intentarlo, ¿verdad? 😉

05 Feb

Felicidad: pautas para sentirnos más felices

¿Conoces a alguien que no quiera ser feliz? Parece ser que muchas de las cosas buenas que nos suceden en la vida aumentan nuestra felicidad pero sólo de manera temporal. Las personas nos acostumbramos pronto a lo bueno, y nuestras expectativas aumentan a medida que vamos alcanzando nuestros logros y objetivos. Es por ello que, hechos como un ascenso laboral o mudarnos a una casa más grande, no nos garantiza una felicidad estable y duradera.

En realidad, la felicidad se relaciona muy poco con factores externos. Tiene mucho más que ver con variables internas y psicológicas, así como con la serenidad y la paz interior. Incorporar en nuestra vida determinados hábitos y tomar conciencia de ciertos aspectos pueden contribuir enormemente a que nos sintamos más felices. Veamos a continuación algunos de ellos;

Practica el altruismo: el arte de dar y compartir

Las partes del cerebro que se activan cuando llevamos a cabo actos altruistas son las mismas que se activan cuando experimentamos sensaciones placenteras. La disposición a comportarnos de una manera generosa y compasiva con los demás nos llena de vitalidad, nos ayuda a relativizar nuestros propios problemas e incrementa nuestra felicidad.

Mantén unas buenas relaciones sociales y de pareja

En general, las personas más felices pasan menos tiempo a solas y más en compañía de amigos y familiares. Disfrutar de una red social amplia y satisfactoria  eleva nuestro grado de bienestar y satisfacción con la vida.

El hecho de estar en pareja también contribuye a que seamos más felices, siempre y cuando se trate de una relación armoniosa. Si no es así, puede actuar en el sentido contrario, siendo una fuente importante de malestar e insatisfacción. La clave está en la calidad de la relación afectiva.

Encuentra tu propósito en la vida

Conocernos mejor, saber cuáles son nuestros valores y nuestros dones, qué cosas nos apasionan, dónde y con quien queremos estar, qué personas son de verdad importantes para nosotros, en qué nos gusta emplear nuestro tiempo libre, qué actividades son capaces de  hacer que perdamos la noción del tiempo y recarguemos las pilas… En definitiva, levantarnos cada día con un sentido de propósito nos aporta una fuente inagotable de energía, de vitalidad y bienestar personal, orientando nuestra vida y conectando con nuestro interior.

Toma conciencia del momento presente

Hace pocos días, mi pareja descubrió, ocupando un digno puesto en uno de los estantes de la nevera, una bolsa de patatas fritas. Yo misma la había colocado allí unas horas antes sin ser en absoluto consciente de tan absurdo acto. A menudo nos movemos en nuestro día a día con el piloto automático puesto: repasamos mentalmente la lista de la compra mientras conducimos, y recordamos la conversación con nuestro jefe al mismo tiempo que preparamos la cena. Un reciente estudio demostró que somos más felices cuando mantenemos nuestra mente fija en lo que estamos haciendo en el momento presente, volcando nuestra atención en la tarea, independientemente del tipo de tarea y de si ésta nos resulta agradable o no. La verdadera felicidad es algo que sólo podemos experimentar en el presente, en el aquí y ahora.

Despierta al agradecimiento

Por muchos que sean nuestros problemas, siempre vamos a poder encontrar algo por lo que sentirnos agradecidos. El agradecimiento implica reconocer y apreciar las cosas buenas que tenemos en la vida. Muchas veces se trata de cosas sencillas y de carácter gratuito, como una charla animada con los amigos, un paseo al aire libre o un gesto amable por parte de un desconocido. Aprovechar estas oportunidades que nos brinda la vida diaria para reconocer lo positivo y expresar nuestra gratitud ayuda a inclinar la balanza  hacia nuestra felicidad.

10 Dic

5 Claves para fomentar una comunicación sana y positiva en la pareja

claves comunicacion en la pareja

Las fiestas navideñas se aproximan y, con ellas, las oportunidades de compartir tiempo en familia, con amigos o con nuestra pareja se multiplican. La ruptura con la rutina diaria, junto con una mayor dedicación de nuestro tiempo en pareja, puede ser motivante y beneficioso para la propia relación o, por el contrario, ser la causa o el agravante de roces, problemas de comunicación y conflictos internos.

A continuación vamos a repasar 5 claves para fomentar una comunicación sana y positiva en la pareja: 

Leer más